Serie Original: Teck24

SERIE ORIGINAL es una iniciativa de CLICK donde nos sentamos a conversar con nuestros artistas acerca de sus historias, lo que los inspira y motiva a no dejar de soñar. 

En esta oportunidad hablamos con Teck24, uno de los pioneros del muralismo y del Caligraffiti en Colombia. Además de los murales que ha hecho en Colombia, Estados Unidos y México, Teck ha expuesto en galerías nacionales e internacionales. Recientemente ha colaborado con marcas como Nike, Red Bull, Discovery Channel y Converse. 


¡Hola Teck! Cuéntanos un poco de ti, de dónde vienes y cómo llegaste a estar involucrado con la caligrafía y el arte. 

Bueno la verdad desde muy pequeño me ha interesado el dibujo y construir imágenes creativas. Más o menos en el 2000 me interesé mucho por el hip hop y toda la estética del graffiti, ahí fue cuando empecé a dibujar en murales, a diseñar texturas hechas con letras que se veían en los videos de rap y que de hecho se empezaban a ver un poco por las calles de Bogotá, y cuando digo "un poco" es porque no había más de unas 5 o 10 pintadas ¡en toda la ciudad! También estudié diseño gráfico y ahí fue cuando llegué a la caligrafía, al caligraffiti y al lettering de letras legibles.

¿Qué significan las letras para ti?

Siempre he dicho que las letras son un universo en los que existen muchos mundos, muchas galaxias y en los que hay muchas formas de ver las cosas. El mundo en el que yo nací es el mundo del graffiti, pero si salgo de ese mundo encuentro el mundo de la caligrafía, del caligraffiti, el lettering, etc.

Entonces para mi las letras son todo un universo en el que me meto de cabeza, un universo que  además me ha dado la posibilidad de entender el mundo a través de cosas aparentemente pequeñas, como hacer un trazo con seguridad y con la cabeza tranquila aún cuando la idea de composición no está 100% clara. Proyectado a la vida real sería algo como: “aunque no sepas qué hacer, la seguridad siempre es una buen herramienta. Sea para hacer negocios, para conocer a alguien o seducir a alguien”. Así es como las letras me explican el mundo. 

Hablemos de los murales: en el momento que vas a hacer uno ¿cuál es tu proceso, haces primero un bosquejo, hay algún paso digital involucrado o lo vas creando a medida que vas avanzando?

Llevo más de la mitad de mi vida en el mural, ¡casi 20 años! y creo que a estas alturas decir que tengo un proceso definido para mi trabajo no es verdad, es más bien variable. La verdad pasa de todo, de hecho considero que de entrada debe haber mucha seguridad, creatividad y actitud para dejarse sorprender. El resultado siempre cambia, por ejemplo a veces pienso hasta qué ropa me voy a poner, qué pinturas voy a llevar, si llevo un montón de materiales para estar listo con todo. Otras veces decido llevar poquito, y esto requiere de la improvisación: si necesito una escalera y no la llevé debo buscar una llanta vieja y subirme a la llanta o lo que sea. Todo ese tipo de decisiones influyen completamente en el resultado.

He tenido diferentes tipos de proyectos y cada uno tiene su proceso creativo, en unos decido improvisar y empiezo a hacer manchas y mezclas de colores casi al azar, en otros voy a trabajar en conjunto con otro artista y aquí hay que dejar el campo “abierto” para que la otra persona proponga, ahí es cuando todo lo que te imaginas puede variar, también he tenido momentos en los que sí me siento a definir una propuesta concreta, y voy casi que con una hoja impresa de un foto montaje para que quede prácticamente igual.

Pero no solo el proyecto hace que el trabajo final varíe, también la técnica. Por ejemplo: cuando empecé a hacer caligraffiti, cambié evidentemente la técnica, usaba principalmente aerosoles en un tiempo, luego por economía y por facilidad de manejo de colores empecé a agregarle mucho mas vinilo y brocha a las composiciones. La idea de la caligrafía es escribir directo y que lo que hagas es lo que queda. 


¿Sientes que la ciudad o el entorno impactan tus murales y su diseño o contenido? Si sí, ¿cómo los impacta?

Si claro, la ciudad y el entorno son el hábitat de los murales y de muchas curiosidades mías como artista. No importa si hago obras para galerías, para clientes o para marcas, siempre siento que llegué a esos clientes gracias a la influencia estética del grafitti y su entorno, la calle. Llevo mucho de lo que aprendí en otras épocas conmigo y sigue siendo parte clave y central de mi mundo. 

Por otro lado, en cuanto a mi trabajo siento que intento conectar directamente con la calle y con el transeúnte por medio de mensajes contundentes, letras y frases legibles, o colores impactantes. La idea siempre es conectar, sobre todo con cualquier tipo de nivel de cultura, de posición política, o religiosa. Claramente la calle es parte importante y directa de todo el discurso y todo el proceso. 

Siento que el graffiti, el mural y de hecho la calle misma, tienen una posibilidad creativa tan grande, te exige con rigurosidad, se mezcla, informa, transforma a muchas personas. Creería que es inimaginable pensar hasta dónde puede llegar.

Tu arte se puede encontrar en grandes murales y en galerías, también en diferentes formatos como serigrafía y risografía. ¿Cómo te aproximas o asumes estos cambios de entorno y de escala?

Bueno, el interés de diseñar, leer los espacios y narrar a través de intervenciones artísticas llegó a mi durante mi carrera profesional de diseñador gráfico, ahí me di cuenta de que hay muchas historias y formatos. 

Personalmente me gusta mucho entender las exigencias de cada obra en cada momento como un reto. No siempre es fácil saber qué decir a las personas, qué les puede gustar, cuál es el contexto, cuál es mi posición frente a cierto proyecto o situación, cómo hacer para no imitar sino agregar valor, etc. Pensar e investigar en todo eso me da la chispa para crear algo nuevo porque me toca salir de mi zona de confort, a veces hasta entrar en conflicto, pero ese conflicto es pura creatividad al final. Siento que todos estos procesos son los que le dan peso a mi trabajo para poder decir que es arte. 

Y en cuanto a los formatos… siempre me ha parecido muy interesante cambiar, pintar en una pared grande, una que no sea tan cuadriculada o que quizás tenga arrugas o huecos para aprovecharlos en la composición. También es chévere pintar en una esquina redondeada, me obliga en cierta medida a tener una narración gráfica por lo que el mural no se va a ver completo sino por partes. 

¿En qué proyectos estás trabajando ahora?

La verdad me siento perdido cuando me preguntan hacia dónde va mi trabajo porque realmente voy hacia donde mi pasión me lleve jaja. Pero para contestar bien creo que tengo algunos proyectos secretos que apuntan hacia un lado muy diferente a lo que estoy acostumbrado, vamos a ver cuál me apasiona más, seguro los verán muy pronto.

Por otro lado les puedo contar que quisiera seguir pintando murales (muchísimo) y a tamaños mucho más grandes y que tengo proyectos de marca, pero no quiero abandonar la idea de llevar mi discurso hacia las exposiciones y el arte. 

Por último: la caligrafía como arte aplicado es una nueva forma de expresión, ¿qué consejos tendrías tú para los artistas emergentes que quieren explorar este campo?

En mis talleres siempre doy el consejo ser sincero con el arte y con uno mismo.

Me parece que es clave apartarse un poco de la idea de seguir tantos referentes o de copiar un estilo en particular y más bien acercarse directamente a las herramientas, las tintas, los espacios, las ideas o sentimientos del momento y procurar entenderlas, pues es ahí donde aparece con más facilidad ese lenguaje de la creatividad, la cual te lleva por lógica a lograr un trabajo mucho más sincero y original. 

Otro consejo es arriesgarse, empezar a bocetar, equivocarse y corregir. Hay que confiar en el instinto. Pienso que en el hacer, equivocarse y volver a intentar hay un aprendizaje riquísimo porque para mi las malas decisiones, o en este caso los malos bocetos también pueden ser un muy buen profesor si sabes escuchar y entender, pues con el tiempo sabrás qué resultado tendrás a partir de las decisiones que vas a tomar.

Obviamente también hay que investigar sobre caligrafía, ese sería mi último consejo, pero definitivamente hay que empezar a hacer, no importa si no sabes. La práctica lo es todo.

 

  DE LA COLECCIÓN DE TECK24 EN CLICK

Pez
$80,000

El Oro del Patrón
$190,000

Abanico
$80,000

Deja un comentario